OPEP: Producción en marzo se hunde a mínimo de 11 meses

Un sondeo de Reuters indicó que el cártel petrolero bombeó 32,19 millones de barriles de petróleo por día el mes pasado, una baja de 90.000 barriles diarios respecto al volumen producido en febrero
Reuters
Reuters Lunes, 9 abril 2018

La producción de petróleo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) bajó en marzo a su menor nivel de 11 meses debido al descenso de las exportaciones de Angola, a las paralizaciones en los embarques de Libia y a un nuevo declive del bombeo en Venezuela.

Los resultados arrojados por un sondeo de Reuters sugieren que el nivel de adhesión de la OPEP con el acuerdo global para reducir los suministros mundiales de crudo marcó un nuevo máximo histórico.

Según el sondeo, el cártel petrolero bombeó 32,19 millones de barriles de petróleo por día el mes pasado, una baja de 90.000 barriles diarios respecto al volumen producido en febrero.

La OPEP está reduciendo sus niveles de producción en cerca de 1,2 millones de barriles por día como parte del acuerdo de acción conjunta con Rusia y otras naciones productoras para disminuir el exceso mundial de inventarios. El pacto comenzó en enero de 2017 y se extiende hasta fines de este año.

La adhesión de los productores al acuerdo escaló al 159 por ciento de los recortes acordados, desde el 154 por ciento visto en febrero, de acuerdo al sondeo.

No había señales de que otras naciones de la OPEP hubieran elevado su producción para beneficiarse de los precios más altos del barril en el mercado internacional o compensar por el declive del bombeo venezolano.

Los precios del crudo han superado los 71 dólares el barril este año por primera vez desde el 2014. De todas formas, la OPEP dice que las restricciones de suministros deberían mantenerse para garantizar un freno al exceso de inventarios globales que se detecta desde el 2014.

En marzo, el mayor declive de la producción de la OPEP ocurrió en Angola, que exportó dos cargamentos menos de crudo que en el mismo mes del 2017. Asimismo, la capacidad de extracción y embarque de Libia siguió inestable por tensiones políticas, afectando a los campos de El Feel y El Sharara.

En tanto, el bombeo siguió descendiendo en Venezuela, donde la industria petrolera continúa escasa de fondos debido a una grave crisis económica.