Auge del shale y la estabilidad de precios dominan CERAWeek

En el marco de una de las conferencias más importantes del sector petrolero, el secretario general de la OPEP señaló que hay un "entendimiento común" entre los países productores y las firmas de shale de EEUU
Reuters Jueves, 8 marzo 2018

Los grandes productores de petróleo del mundo pidieron a las firmas que extraen petróleo de esquisto en Estados Unidos que se sumen a la campaña por mantener los precios en sus niveles actuales, debido a que el auge del sector sigue minando los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El secretario general de la OPEP, Mohammed Barkindo, señaló durante la conferencia CERAWeek en Houston que hay un "entendimiento común" entre los países productores de crudo y las firmas de esquisto estadounidenses de que "todos pertenecemos a esta industria".

La conferencia CERAWeek de este año continúa con el acercamiento entre los miembros de la OPEP y los productores de esquisto. No obstante, el auge del esquisto durante el último año ha pesado sobre los asistentes a la conferencia en Houston, especialmente luego de que la producción estadounidense tocó un máximo histórico el año pasado.

El ministro de Petróleo de Nigeria, Emmanuel Ibe Kachikwu, fue más explícito que Barkindo y dijo que los grandes productores que operan campos de esquisto y los miembros de la OPEP deberían responsabilizarse por los precios.

"Debemos comenzar a ver a las compañías que son muy activas en estas áreas y comenzar a hacer que asuman algunas responsabilidades en términos de la estabilidad de los precios del crudo", dijo Kachikwu en el marco de la conferencia en Houston, aunque no mencionó a empresas específicas.

"Algunas de las compañías que trabajan en el esquisto son las mismas que operan en (países miembros de) la OPEP", agregó.

Los precios del petróleo subieron constantemente durante el 2017, luego de que los países de la OPEP, Rusia y otros productores acordaron recortar el bombeo en 1,8 millones de barriles por día a comienzos del año pasado.

Ese aumento de los precios, sin embargo, impulsó con fuerza a la producción de Estados Unidos, que en noviembre alcanzó un récord de más de 10 millones de barriles por día y se espera que supere los 11 millones de barriles más adelante este año.

Kachikwu dijo que el rápido crecimiento de la producción de esquisto "no es sólo un problema para la OPEP, es un problema para toda la industria petrolera (...) Creo que las firmas petroleras serán las primeras en decirte que la estabilidad de los precios del crudo es importante para ellas".