Precios del petróleo podrían irse a solo USD40

Los precios mundiales del petróleo podrían caer hasta unos USD40 por barril en 2030 si los gobiernos reducen el consumo de combustible acorde a los planes respaldados por la ONU para limitar el calentamiento global
Reuters Jueves, 15 abril 2021

Los precios mundiales del petróleo podrían caer hasta unos 40 dólares por barril en 2030 si los gobiernos se empeñan en reducir el consumo de combustible en consonancia con los planes respaldados por la ONU para limitar el calentamiento global, afirmó importante consultora energética.

En un informe en el que se esboza un escenario en el que el mundo actúa con decisión para atajar las emisiones de gases de efecto invernadero mediante la electrificación del transporte y la industria, Wood Mackenzie, con sede en Edimburgo, afirma que el consumo de petróleo comenzaría a descender de forma pronunciada ya en 2023.

El descenso de la demanda se aceleraría a un ritmo de 2 millones de barriles de petróleo al día hasta alcanzar los 35 millones de barriles diarios en 2050, lo que supondría un descenso del 60 por ciento de las emisiones de carbono derivadas del uso del petróleo con respecto a los niveles actuales.

El consumo de petróleo alcanzó un récord de alrededor de 100 millones de barriles diarios en 2019 y se espera que se recupere fuertemente este año después de la caída del año pasado debido a la epidemia de coronavirus.

Como resultado, los precios del petróleo comenzarían a bajar a finales de esta década, dijo WoodMac en su informe. En su escenario de Transición Energética Acelerada, prevé que los precios del crudo Brent se sitúen en una media de 40 dólares por barril en 2030, frente a los precios actuales de unos 65 dólares por barril.

Para 2050, el Brent podría bajar a 10 o 18 dólares por barril.

«Si nos movemos para mantener el calentamiento global en el límite de 2 grados Celsius establecido por el Acuerdo de París (respaldado por la ONU), la matriz energética cambiará, y cambiará profundamente», dijo Ann-Louise Hittle de WoodMac.

Sin embargo, las políticas actuales del mundo están lejos de ajustarse al Acuerdo de París, ya que las temperaturas van a aumentar 3 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales de aquí a 2100, subrayó WoodMac.

Un rápido descenso de la demanda también significa que las fuentes de suministro de petróleo existentes serían suficientes para satisfacer toda la demanda futura, con una necesidad limitada de desarrollar nuevos yacimientos, dijo WoodMac.

Una fuerte caída de la demanda y los precios del petróleo en las próximas décadas tendría un profundo impacto en los principales productores de petróleo, como los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, dijo WoodMac.

«La fuerte caída de la demanda impide a esos productores clave de petróleo gestionar el mercado y apoyar los precios de la forma en que lo hace hoy. Sin embargo, a pesar de haber perdido su capacidad de fijar los precios, los productores de Oriente Medio de la OPEP de bajo coste siguen siendo los principales proveedores de petróleo.»

Sin embargo, el gas natural, el combustible fósil menos contaminante, saldría mejor parado que el petróleo al sustituir al carbón para la generación de energía, sobre todo en las economías asiáticas de rápido crecimiento, añade el informe.

Según la hipótesis de WoodMac, a medida que los precios del petróleo disminuyan, el gas acabará cotizando con una prima respecto al petróleo. Se prevé que los precios de referencia del Henry Hub de EE.UU. se negocien entre 3 y 4 dólares por mil pies cúbicos (mcf) según el escenario de WoodMac.

La demanda de gas en Asia aumentaría una media del 1,5 por ciento anual hasta 2050, lo que compensaría el descenso en los mercados más maduros, que pasarían del gas a las energías renovables.