Nuevas exigencias ambientales para la industria de petróleo y gas en EEUU

La Agencia norteamericana de Protección de Medio Ambiente propone nuevos requisitos en las regulaciones de los reportes de gases de efecto invernadero centradas fundamentalmente en el metano
Miércoles, 10 diciembre 2014

La Agencia de Protección de Medio Ambiente (Environemntal Protection Agency, EPA) ha propuesto algunos nuevos requisitos a las regulaciones de los reportes de gases de efecto invernadero para la industria de petróleo y gas en los Estados Unidos.

La EPA quiere añadir métodos de cálculo y requisitos de información para las emisiones de gases de efecto invernadero en la recolección y el impulso de instalaciones, terminaciones y reacondicionamientos de pozos de petróleo con la fracturación hidráulica y el purgado de las tuberías de transmisión de gas natural entre las estaciones de compresión. Además, desea incluir obligaciones de información de identificación para mejorar la capacidad de la EPA para verificar los datos comunicados y aumentar la transparencia.

El programa de notificación de gases de efecto invernadero fue ordenado por el Congreso norteamericano en 2008 e implementado por primera vez en 2009. Un programa que exige la presentación de informes acerca de las instalaciones que emiten más que el equivalente a 25.000 toneladas métricas de dióxido de carbono por año. 

Ciertos sistemas operados por la industria del petróleo y el gas se incluyeron en el programa en 2010. Ahora, las adiciones propuestas por la EPA al reglamento se centrarán fundamentalmente en la emisión de metano, un gas de efecto invernadero particularmente potente. El objetivo general del programa es obtener información sobre las fuentes de gases de efecto invernadero, como una guía para la reducción de emisiones y programas en el futuro.

Las revisiones propuestas por la EPA reflejan los rápidos cambios en la industria del petróleo desde 2010 y abordan las deficiencias actuales en la cobertura de datos. La EPA también está buscando nuevas formas innovadoras, como la teledetección para la identificación y el cálculo de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Tras un período de comentarios públicos y los cambios posteriores a las normas propuestas, se prevé la publicación de una versión definitiva de las modificaciones del Reglamento a finales de 2015, de modo que los cambios entrarán en vigor el 1 de enero 2016.

OBAMA EN CHINA

Durante su reciente visita a China, el presidente Obama llegó a un acuerdo con China en relación con los esfuerzos de cada país para reducir los gases de efecto invernadero (GEI) y así combatir el cambio climático. 

China se comprometió a reducir sus emisiones de cara a 2030 o antes si es posible, rebajando en un 20% la tasa de combustibles no fósiles antes de ese año.

Por su parte, EEUU reducirá sus emisiones para 2025 entre un 26% y un 28% con respecto a los niveles de 2005, lo que supone el doble del recorte previsto entre 2005 y 2020. Sin embargo, con las dos cámaras del Congreso que son objeto de control republicano en 2015, las perspectivas de abordar la legislación federal el cambio climático son remotas. 

No obstante, para Obama fue un ‘acuerdo histórico’, reconociendo que el objetivo estadounidense es ‘ambicioso, pero alcanzable’, además de que supone ‘un hito importante’ en las relaciones entre Washington y Pekín. Ambos países son los mayores emisores de gases invernadero del mundo. Emiten de forma conjunta cerca del 40% de las emisiones de efecto invernadero a nivel mundial