Designan nuevo presidente para petrolera YPF

El Gobierno argentino nombró a Pablo González presidente de la petrolera YPF luego de la renuncia del economista Guillermo Nielsen, quien recibió un ofrecimiento para ocupar la embajada argentina en Arabia Saudita
Gentileza de Télam
Reuters Jueves, 21 enero 2021

El Gobierno argentino nombró a Pablo González presidente de la petrolera YPF, controlada por el Estado, luego de la renuncia del economista Guillermo Nielsen, según informó la agencia estatal Télam y reconoció el funcionario saliente.

Nielsen recibió un ofrecimiento del presidente Alberto Fernández para ocupar la embajada argentina ante el reino de Arabia Saudita, en momentos que la petrolera encara una millonaria reestructuración de deuda.

"Hasta se concrete mi salida de la petrolera seguiré gestionando activamente el mejor acuerdo en el proceso de refinanciación de las deudas de la compañía que está actualmente en curso y que se ha encarado de manera totalmente profesional, teniendo en cuenta las formidables restricciones que nos fija la macroeconomía", dijo Nielsen en su cuenta de Twitter.

Agregó que "la empresa está haciendo sus mejores esfuerzos para ofrecer una oportunidad voluntaria para que los inversores acompañen las necesidades de refinanciación de deudas en el marco de las múltiples restricciones que enfrenta YPF y las limitaciones al financiamiento de los planes de inversión para revertir la tendencia declinante de la producción de gas y de petróleo".

Nielsen, que en el pasado se ocupó de la renegociación de la deuda argentina soberana, se encontraba al frente de la petrolera desde la asunción de Fernández a la presidencia en diciembre de 2019.

González, un abogado que fue elegido diputado por la provincia de Santa Cruz en las últimas elecciones, fue vicegobernador de la provincia sureña entre 2015 y 2019.

YPF, golpeada por la caída de la demanda y del precio del petróleo producto de la pandemia del COVID-19, busca renegociar vencimientos de interés y capital a vencer durante 2021 y 2022 por unos 6.200 millones de dólares.

Las acciones de la empresa se derrumbaron un 6,16 por ciento en la bolsa porteña, por las dudas sobre la reestructuración de su deuda y el cambio de timón en la presidencia durante tan relevante negociación, dijeron operadores.