Aumenta la fiebre del “refracking” tras la caída de precios del crudo

Se trata de un método menos costoso que permite la re-estimulación de los pozos horizontales que fueron parte del boom del shale en Estados Unidos y cuya productividad ha caído con el paso de los años
Fracking y acuíferos

Miércoles, 08-Jul-2015

La técnica en sí no es novedad. Los petroleros del mundo han conocido al método del refracking por generaciones: Identifican pozos envejecidos y de baja producción, y se los ataca con una explosión de arena y agua para fortalecer el flujo del crudo.

Esta técnica aplicada por primera vez en Estados Unidos en la década del ‘50, hoy resulta de mucha utilidad para reactivar los pozos horizontales con baja productividad que fueron clave en el boom del shale en el país norteamericano.

Una de las mayores debilidades del fracking es que sus pozos tienen una corta vida útil, sin embargo, el refracking permite extender la actividad en estos pozos. Según un estudio de la agencia Wood Mackenzie e ITG Investment Research, los pozos contendrían reservas suficientes que podrían durar alrededor de 50 años bajo los efectos de la re-estimulación.

El refracking se ha postulado como una nueva opción tras el desplome de los precios internacionales del petróleo del último año, ya que es una práctica menos costosa comparada a la exploración inicial de un nuevo pozo, destacó World Oil.

Si bien esta técnica tiene sus riesgos, como puede ser el bombear involuntariamente de un pozo adyacente hasta arruinar todo un depósito, gigantes petrolíferos como Marathon Oil Corp y ConocoPhillips ya están incorporando el refracking a sus actividades.

Por otro lado, un estudio de Bloomberg de 80 pozos ubicados en la formación Bakken, en Dakota del Norte, que habían sido parte del boom del shale en 2008/2009 indicó que al ser re-estimulados reanudaron su producción. Estos pozos produjeron más de un 30 por ciento más desde que se los estimuló con esta técnica.

RT Dukes, analista de Wood Mackenzie, estima que existen unos 100.000 pozos horizontales que podrían ser re-estimulados, “en este punto, se vuelven significativos”.

Riesgos del “Refracking”

El proceso del refracking no es muy diferente a la fracturación hidráulica original. Se utiliza arena, agua y químicos que son enviados al pozo viejo para crear nuevas fisuras o reabrir grietas en la roca que ya se cerró.

Si esta acción se realiza sin conocimientos previos de la técnica, una maniobra sola podría arruinar la reserva. Por otro lado está la preocupación de algunos analistas de la industria, de que el refracking sólo acelera el flujo sin incrementar la producción total que posee el pozo.